Leyendas de los Caminos de Arizona

Home » Spanish Posts » Leyendas de los Caminos de Arizona

Cuando usted sale de vacaciones en auto, de seguro que antes de iniciar el viaje usted revisa el estado mecánico de su auto, planea la ruta que va a tomar y prepara juegos para que los niños no se aburran. Pero en sus próximas vacaciones, quizás usted necesitará añadir otro punto más en que pensar antes de salir por carretera: ¿viajará por alguno de los caminos embrujados de nuestro estado?

En Arizona, contamos con algunas carreteras que muchos consideran embrujadas. Tal es el caso de la Interestatal 17. La historia cuenta que años atrás, un hombre estaba pidiendo un aventón al lado del camino, y como era de noche, llevaba una linterna. Desafortunadamente, un conductor lo atropelló y causó su muerte. El accidente ocurrió en el tramo cercano a la comunidad de Anthem, al norte de Phoenix. Personas viajando de noche por este tramo aseguran ver la figura de un hombre en la carretera usando una linterna, y cuando lo pasan, ven por el espejo retrovisor como de repente desaparece sin dejar rastro. La gente que ha experimentado este caso inexplicable lo llama el hombre de Anthem.

En la parte noreste de Arizona, cerca de lo que se conoce como Las Cuatro Esquinas (FourCorners en inglés), pasa una carretera estatal: la Ruta 491. Pero la designación de este camino no siempre fue la misma. Antes del 2003, el número oficial de esta carretera era la Ruta 666. Por esa razón la gente le dio el nombre de la Carretera del Diablo. Muchos de los viajeros cuentan historias de apariciones de fantasmas y juran ver animales de figura irreal cruzando por el camino. Otros comentan ver OVNIS y luces de color verde en el cielo que aparentan seguirlos. Con estas historias, parece que el cambio de número de la Ruta no afectó los sucesos extraños que pasan en este camino.

Otra leyenda que la gente cuenta es la de los camellos fantasmas. Esta historia tiene como inicio el año 1857, cuando el Departamento de Guerra de los Estados Unidos utilizó camellos para montar en viajes largos por el desierto. Después de la Guerra Civil, el departamento no tenía uso para los animales y decidió venderlos. Pero muchos otros fueron dejados en libertad en el desierto. Muchos cuentan que al viajar por carretera, han visto al “Fantasma Rojo,” un camello que lleva a cuestas un jinete sin cabeza.

¿Serán estas, visiones de la gente? ¿Serán ciertas estas historias? La próxima vez que viaje por alguna de estas carreteras, usted podría ser testigo de una aparición.

TOP Rated

Lo que dicen nuestros clientes...